¿Las ambiciones de Erdogan para un nuevo Imperio Otomano se están volviendo demasiado grandes para la OTAN?

¿Las ambiciones de Erdogan para un nuevo Imperio Otomano se están volviendo demasiado grandes para la OTAN?

Mundo

La OTAN es la organización militar más poderosa del mundo, principalmente porque logra exhibir fuerza a nivel mundial, pero también porque, junto con su capacidad militar, la OTAN genera estabilidad para sus miembros.

Turquía ha sido durante mucho tiempo la única nación musulmana en la OTAN y, por esta razón, es una de las naciones islámicas más estables del mundo. Tras los ataques del 11 de septiembre, se reasignó todo el papel geopolítico de Turquía.

Ankara se convirtió en un eje fundamental para la OTAN, pero especialmente para Estados Unidos. Desde 2004, Turquía se ha convertido el segundo estado más grande, en términos de participación militar, en las operaciones de la Alianza, solo por detrás de los Estados Unidos. Los conflictos en Irak y Afganistán, y luego los desacuerdos con Rusia, llevaron a Turquía a la vanguardia de las decisiones de política exterior, y los servicios secretos turcos se convirtieron en actores clave en el área del Mar Negro y en el Medio Oriente.

Leer también: Cómo los austríacos y su canciller encantaron a los árabes

Las relaciones entre Ankara y Washington, sin embargo, sufrieron una fuerte caída después del fallido intento de golpe de Estado de julio de 2016 contra Erdogan. Erdogan culpó directamente a la CIA por estar involucrada en el fallido intento de derrocarlo. Erdogan luego comenzó una guerra diplomática con los Estados Unidos por la expulsión de su archienemigo, el clérigo exiliado y ex aliado de Erdogan, Fethullah Gulen.

Esto fue seguido por el fortalecimiento de las relaciones de Turquía con Rusia y la adquisición de sistemas antiaéreos rusos S-400. Además de su relación amistosa con Moscú, Turquía ha continuado explotando conflictos más antiguos con Grecia y Francia, ambos miembros de la OTAN.

El Mediterráneo – casus belli

La rivalidad entre los cristianos ortodoxos griegos y los turcos musulmanes se remonta a casi 1.000 años cuando las tribus turcas islamizadas que irrumpieron en Asia Central comenzaron a atacar el Imperio bizantino de habla griega, antes de finalmente capturar la capital del imperio, Constantinopla, en 1453. Las fronteras actuales entre los dos países fueron establecidos por el Tratado de Lausana de 1923.

Un punto de inflexión en las relaciones greco-turcas se produjo durante la invasión de Chipre por las tropas turcas en 1974. Para mantener la apariencia del Tratado de Lausana, Ankara no anexó el norte de Chipre, sino que forzó el establecimiento de un estado títere turcochipriota. Turquía es, hasta la fecha, el único país que reconoce la llamada «República Turca de Chipre del Norte». Esta herida nunca se ha cerrado y las amargas tensiones entre Ankara y Atenas han sido constantes y han empeorado en las últimas cuatro décadas.

Habiendo consolidado su poder, la Turquía de Erdogan ha adquirido un tono cada vez más belicoso e irredentista en el Mediterráneo oriental, particularmente en lo que respecta a los recursos energéticos con Grecia y Chipre.

Turquía ya ha enviado buques de perforación de petróleo y gas frente a las costas de Chipre que fueron acompañados por buques de combate de la Armada turca. En la propaganda nacional, Erdogan se jacta de su enfoque agresivo, incluido su reclamo de aguas que se encuentran a 320 kilómetros de la costa de Turquía, una postura ridícula que viola el derecho internacional reconocido sobre la propiedad de una parte del Mediterráneo que se encuentra dentro de la zona económica exclusiva de Turquía. Estado griego.

Grecia es económica y militarmente incapaz de tener una guerra total con Turquía, ya que cuenta con el apoyo de la UE y otros estados de la OTAN, sobre todo Estados Unidos y Francia. Así, cada incursión de aviones turcos en el espacio aéreo griego va acompañada de protestas en Atenas.

La doctrina turca en el Mediterráneo oriental ha sido revisada recientemente por Francia, un actor importante en la UE y, junto con los EE. UU. Y el Reino Unido, una potencia en toda la región del Mediterráneo. París está cada vez más perturbada por las afirmaciones irredentistas de Ankara y las intervenciones militares de Erdogan en Siria, Irak y Libia.

Después de que el Reino Unido abandonara oficialmente la UE, Francia siguió siendo la única potencia con armas nucleares en la Unión Europea. París ahora cree que si Alemania quiere reclamar el título de «motor de Europa», Francia debería ser el «gendarme de Europa». Como resultado, el Mediterráneo se ha convertido en un punto clave de política exterior para los tomadores de decisiones del Elíseo.

Turquía, una potencia regional

No hay que olvidar nunca que Turquía es el estado sucesor del Imperio Otomano, y que en un mundo unipolar o bipolar, Turquía sería considerada una buena potencia regional que depende tecnológica y financieramente del centro. Pero en el mundo multipolar actual, Ankara quiere jugar todas sus cartas.

La posición geográfica de Turquía la coloca en un espacio clave como puerta de entrada al Este que está físicamente conectada a Europa. Es un punto de entrada y salida tanto para el Mediterráneo como para el Mar Negro. Tiene una población de más de 85 millones, la 18a economía más grande del mundo y el segundo ejército más grande de la OTAN. Además, también alberga un arsenal nuclear estadounidense en la base aérea de Incirlik. Todos estos detalles no pueden pasarse por alto.

Es importante señalar que Turquía ha estado bajo el gobierno autoritario de Recep Tayyip Erdogan desde 2003. En los 18 años que ha estado en el poder, ha liderado el estado turco moderno con mano de hierro. Las cárceles de Turquía están llenas de opositores políticos y periodistas que han criticado a Erdogan, especialmente después del fallido golpe de 2016.

Bajo Erdogan, Turquía se ha alejado de cualquier apariencia de adhesión o aspiración a los conceptos occidentales de valores democráticos y derechos humanos y, en cambio, ha abrazado con entusiasmo el nacionalismo turco de base islamista de Erdogan y sus propias ambiciones imperiales en los Balcanes, el Cáucaso y Oriente Medio.

La red de intereses de Turquía

Erdogan comprendió al principio de su gobierno que Turquía nunca se uniría a la Unión Europea. Vio que la oposición a la posible ascensión de Turquía a la UE era demasiado fuerte por parte de varios países europeos, en particular Grecia y Francia. Además, Erdogan, casi desde el principio, comenzó a ver a la UE como un adversario que luego podría ser chantajeado con la amenaza de oleadas de inmigrantes de otras naciones musulmanas y del África subsahariana.

En los Balcanes, Erdogan es muy consciente de que Turquía tiene la presencia más fuerte de la OTAN fuera de los miembros de la OTAN de la ex Yugoslavia y Albania. También es consciente del hecho de que Turquía es el único contrapeso real de la flota rusa en el Mar Negro. En el Cáucaso y el Medio Oriente, Erdogan ha posicionado a Turquía directamente contra los intereses estadounidenses.

Sabiendo esto, Erdogan ha jugado un juego muy peligroso de equilibrio entre Estados Unidos y Rusia.

Aunque la lira turca ha perdido la mayor parte de su valor y la economía se ha hundido como resultado de la crisis sanitaria del COVID-19, Turquía sigue lanzando proyectos cada vez más ambiciosos. Erdogan propone ahora un proyecto que él llama «La Plataforma de los Seis Países», que será un área de colaboración no especificada que involucrará a Azerbaiyán, Rusia, Turquía, Georgia, Armenia e Irán. Acepta dinero chino y anuncia grandes proyectos de infraestructura, especialmente en Estambul, y aumenta exponencialmente los costos de armamento.

En el frente de la política interna, Erdogan cambió radicalmente su enfoque del problema kurdo al volverse mucho más agresivo y dictatorial. En los últimos años, Turquía ha lanzado operaciones terrestres y aéreas masivas contra posiciones kurdas en Turquía, Irak y Siria. Algunos informes incluso han sugerido que los servicios secretos turcos colaboraron con ISIS para combatir a los kurdos.

Prácticamente toda la estrategia de Ankara en relación con Oriente Medio ha cambiado. Erdogan todavía sueña con reconstituir el antiguo Imperio Otomano en todo el Cercano Oriente. De esta forma, Turquía se ha convertido en un actor activo en Siria, Irak, Libia, Yemen y, más recientemente, en el conflicto palestino-israelí. En el caso de este último, el abrazo abierto de Turquía al grupo terrorista Hamas, que gobierna la Franja de Gaza, es una señal para todo el mundo musulmán de que Ankara está lista para luchar por la causa palestina.

El juego de Erdogan en el conflicto palestino-israelí tiene, además del componente de relaciones públicas, una variable económica importante: quiere acceso al petróleo en el Mediterráneo oriental sin la participación de Israel, Egipto, Grecia o Chipre.

Según el Jerusalem Post, el corredor turco-palestino está destinado a ser un paso importante hacia la exclusión de Israel de la explotación de gas natural en el Mediterráneo oriental. Ankara quiere específicamente tratar de exportar el mismo modelo de corredor que firmó con el Gobierno de Acuerdo Nacional alineado con Turquía en Libia. Erdogan quiere un acuerdo con Gaza, es decir, con Hamas, para tener acceso a los derechos de agua y energía frente a las costas de Israel. Los líderes de Hamas ya han indicado que con mucho gusto renunciarán a cualquier reclamo de explotación de recursos energéticos a cambio de ayuda militar de los turcos.

Erdogan y la Autoridad Palestina firmaron un pacto de seguridad entre Turquía y la Autoridad Palestina en 2018 y el 8 de junio de 2021 lo aprobó el Consejo de Seguridad Nacional. Este acuerdo otorga a los militantes palestinos acceso a la formación en la Academia de Gendarmería y Guardia Costera de Turquía.

Aunque el plan turco ha sido condenado por Israel, Estados Unidos y la UE, Erdogan todavía tiene poderosos aliados en Irán y Qatar que respaldan su visión del apoyo turco a los palestinos.

¿Hay espacio para Turquía dentro de la OTAN al considerar las ambiciones de Erdogan?

Los intereses de Turquía han dejado de coincidir durante años con los intereses de Occidente, en particular los de la OTAN. Desde los juegos geopolíticos de Erdogan hasta la rápida desviación de los valores de la democracia, está claro que Ankara está tomando otro camino.

Tras la adquisición de los sistemas de misiles S-400 de Rusia, Turquía ya no se considera un miembro de confianza de la OTAN. Si se pudiera superar el creciente conflicto con Grecia, Estados Unidos tendría dificultades para superar su desconfianza en las relaciones de Ankara con Moscú.

La administración Biden actuará con más fuerza con Turquía que Donald Trump, quien disfrutó de una estrecha conexión personal con Erdogan. Por su parte, Erdogan no puede asumir que una retirada de los S-400 sería políticamente posible, por lo que continuará instalando los sistemas de misiles.

En última instancia, la OTAN no puede, bajo ninguna circunstancia, integrar los S-400 en el paraguas de defensa unida de la OTAN; esto afectará por completo la relación entre la Alianza y Ankara.

La Turquía de Erdogan parece o quiere parecer lista para el siguiente paso. Quiere jugar un juego mucho más fuerte en el Mediterráneo oriental y en el Medio Oriente. La pertenencia a la OTAN, según la opinión de Erdogan, obstaculiza ese plan.

Se ha hablado de trasladar el arsenal nuclear estadounidense de Turquía a otros países de la OTAN en Europa del Este. Si esto sucede, será una señal de que Turquía, a todos los efectos, ya no es parte de la OTAN.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan (izq.) Y el presidente Ilham Aliyev (der.) De Azerbaiyán asisten a un desfile militar dedicado a la victoria de los dos países en la más reciente guerra de Karabaj. EPA-EFE // ISMAYILOV ROMANO

Sin embargo, hay que considerar que Turquía es interesante para todos los países donde tiene activos naturales precisamente por ser miembro de la OTAN.

El presidente ruso Vladimir Putin, por ejemplo, no estaría tan inclinado a presionar hábilmente a los turcos por favores que alteren la posición geopolítica de Occidente si Erdogan renunciara permanentemente a la membresía de Turquía en la OTAN. Además, Moscú se abalanzaría rápidamente sobre la oportunidad de aplastar los intereses de Turquía en el Mar Negro y el Cáucaso, áreas donde los dos rivales desde hace mucho tiempo son enemigos históricos y naturales.

El juego de Turquía no es solo una mera proposición del ego o el resultado de la multipolaridad. En este complejo tablero de intereses, movimientos, diplomacia y economía, Turquía debe considerar un elemento al que están ligados todos los imperios: su posición geográfica. Independientemente de la naturaleza del régimen, o de la fuerza bruta que rodea su discurso, es muy probable que esta versión de Turquía se esté alejando de los ideales democráticos occidentales, pero el país está atascado en su situación actual: se ve obligado a moldear simultáneamente su política en Asia. y Europa.

Turquía puede ser demasiado grande para Europa, pero es, y seguirá siendo en el futuro previsible, demasiado pequeña para Asia. El resultado final en los próximos años será que el incómodo matrimonio con la OTAN, que Ankara denuncia tan públicamente y con tanto entusiasmo, es imprescindible.

Deja una respuesta